¿Puedes perder la audición por utilizar audífonos?
Detalles Publicado el Miercoles 16 de Mayo de 2018, Escrito por Especial

CIUDAD DE MÉXICO.

Vivimos en una gran ciudad, eso significa que pasamos el 75 por ciento del día con audífonos. Escuchamos podcasts en el metro y listas de reproducción de Spotify para mantenernos concentrados con todo el caos de la oficina abierta en la que trabajamos. Después de trabajar hacemos ejercicio al compás de la música electrónica, y luego nos vamos a casa y escuchamos la radio. Al final del día, para pasar la noche, vemos Netflix y, para no molestar al roomie, nos volvemos a poner los audífonos y nos acurrucamos con la laptop. Mientras te quitas los audífonos con incrustaciones de sudor y los pones en la mesita de noche, te preguntas: ¿Estaré dañando mi audición al pasar la mayor parte del día con audífonos?
 
¿Qué tipo de sonidos te llevan a la pérdida de audición?

En 2015, la Organización Mundial de la Salud emitió un comunicado, advirtiendo que 1,100 millones de jóvenes corren el riesgo de perder la audición permanente debido a la música alta de los dispositivos personales y los niveles de decibeles en los eventos. La OMS analizó datos de estudios en 'países de ingresos medios y altos' y descubrió que casi el 50 por ciento de los residentes de 12 a 35 estuvieron expuestos a niveles de ruido inseguros de dispositivos personales, como teléfonos inteligentes y iPods, y el 40 por ciento recibió un daño potencial en lugares como bares, discotecas, estadios deportivos y espacios de conciertos.

¿Qué tan alto es demasiado alto? La OMS dijo que los niveles de ruido de más de 85 decibeles eran peligrosos durante ocho horas, y que los 100 decibeles no deberían durar más de 15 minutos.

'No hay pruebas o mediciones específicas para los audífonos, pero las reglas son las mismas', dice Richard Nass, especialista en oído, nariz y garganta y profesor asociado clínico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

La proximidad de la fuente de ruido no se considera un factor para la pérdida de audición; los principales factores son el nivel y la duración de los decibeles, dice Nass.

'Yo diría que 80 [decibeles] es el límite' de cuando una persona debería dejar de estar expuesto, agregó Nass.

Los ejemplos de ruidos que alcanzan los 80 decibeles son: licuadoras, trituradores de basura, fábricas o trenes de carga que pasan de 15 metros de distancia. Los sonidos a nivel de cien decibeles incluyen: motocicletas, tractores agrícolas, martillos neumáticos de cerca, o aviones que aterrizan a una milla náutica de distancia. Así que, si te gusta escuchar cierto tipo de música, como thrash metal, debes bajarle el volumen o tener un límite de tiempo para escucharla. Un MP3 al máximo volumen a través de audífonos puede alcanzar 105 decibeles .

Además, como la mayoría de los sistemas corporales, el sistema auditivo tiene formas de avisarte que está en apuros: si escuchas un zumbido en los oídos o un cambio de umbral temporal –una pérdida de audición a corto plazo después de exponerte a un ruido fuerte– te estás excediendo.
 
¿Cómo saber si estás dañando tu audición?

La pérdida de audición relacionada con el ruido es real, afecta en alguna medida entre el 10 y el 24 por ciento de los estadounidenses, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud. La exposición constante a las sirenas, el ruido industrial y los lugares con música a un nivel alto, en particular sin tapones para los oídos u otras precauciones, puede dañar permanentemente los nervios, las células ciliadas sensoriales y otros elementos del sistema auditivo. Aunque se requiere haber estado muy expuesto al ruido para reflejar ese tipo de impacto, es posible, y las personas pueden acumular ese ruido en un ambiente lleno de sonidos.

La gente se da cuenta de que tiene un daño cuando su entorno suena apagado, pero las personas a su alrededor pueden oír muy bien.

'Cuando tú no puedes escuchar la televisión, pero todos los demás sí y le pides a otras personas que hablen más fuerte es porque ya hay un daño', dice Nass.
Para aquellos que han desarrollado daños permanentes, los audífonos modernos varían en la complejidad y en lo agresivos que son para contrarrestar la pérdida auditiva y para responder al daño en diferentes partes del oído.

Recientemente, los audiólogos se han preocupado por la 'pérdida de audición oculta', el daño a las fibras en los nervios auditivos, el subsistema específico del sistema auditivo que ayuda a las personas a escuchar en entornos ruidosos. Este tipo de pérdida auditiva, descubierta en 2009, no disminuye la capacidad de escuchar sonidos individuales y conversaciones específicas, que es la base para la mayoría de las pruebas tradicionales de pérdida auditiva.

Un estudio de 2015 de Massachusetts Eye and Ear demuestra cómo funciona la 'pérdida de audición oculta'. Los voluntarios provenían de dos grupos: estudiantes de música expuestos a sonidos fuertes durante horas durante muchos días, y estudiantes especializados en ciencia y comunicaciones. A todos les fue bien en una prueba de audición común, en la que los hicieron percibir diferentes tonos aislados en una habitación que de otro modo sería silenciosa. Pero los estudiantes de música tuvieron más dificultades para descifrar las palabras cuando el ruido de fondo o los ecos estaban presentes.

Los electrodos que midieron la manera en que el nervio auditivo de cada voluntario respondía a los sonidos confirmaron que los estudiantes de música tenían menos actividad en los nervios que los estudiantes que no se exponen constantemente al sonido. (Los estudios con ratones también muestran que la exposición a ambientes ruidosos también dañó sus fibras nerviosas auditivas). Esta investigación podría tener graves consecuencias para las personas expuestas continuamente a música a altos niveles.

Los habitantes de ciudades tienen la costumbre de ponerse sus audífonos y subirle el volumen para bloquear el ruido de la calle y otros aspectos irritantes de la cacofonía metropolitana. Esto puede significar que están exponiendo sus oídos a una acumulación dañina mientras piensan que se están aliviando con la música. Es un mal hábito, dice Rivka Strom, directora de audiología de Advanced Hearing NY, una clínica de tratamiento de pérdida auditiva en Brooklyn. Piensa en el metro, dice Strom.

'Los trenes son ruidosos. La gente habla y a veces hay instrumentos de por medio. Entonces, cualquier individuo que aumente su volumen [en un dispositivo personal] está arriesgando su audición'.
 
Pero a menos de que te pases con el volumen, todo está bien

Si bien hay evidencia de que la exposición continua a ruidos fuertes causa pérdida de audición, los investigadores no han correlacionado el uso de audífonos o auriculares específicamente con eso.

Podrías pensar que, si este modo de escuchar fuera peligroso, habría más pérdida de audición en la población general en los años después de que se inventaran los dispositivos, como el Walkman o el iPod, que los niños que crecieron escuchando a AC/DC y Public Enemy o mezclando entre Outkast y The Yeah Yeah Yeahs mientras corría habrían aumentado las tasas de pérdida de audición. Este no ha sido el caso.

Un estudio de varios campus de la Universidad de California que incluyó encuestas de más de 7,000 participantes de 1988 a 2010 encontró que no hubo un aumento en la pérdida de audición entre los adolescentes durante esos 22 años, a pesar de la ubicuidad de los dispositivos Walkman y luego portátiles Reproductores de CD y MP3.

Otro estudio de los Institutos Nacionales de Salud analizó los datos en la audición de adultos de 20 a 69 años, antes de que la pérdida de audición relacionada con la edad se convierta en un factor principal, en 2011 y 2012 y los comparó con los datos recopilados de 1999 a 2004. Según los resultados de 3.831 participantes, los autores del estudio encontraron que la pérdida de audición había disminuido en aproximadamente dos puntos porcentuales en los últimos años.

Seguimos agregando dispositivos que transmiten música directamente a nuestros oídos en nuestros arsenales tecnológicos, pero no parecen aumentar las tasas de pérdida de audición.
 
Aún así, tú mamá te agradecería que tuvieras precaución.

Todos deberíamos usar audífonos aislantes de ruido, que actúan tanto como una barrera contra el ruido como una fuente de ruido, no sólo para escuchar música sino también para escapar del ruido a tu alrededor, dice Strom.

En general es seguro aliviar la sobrecarga de la vida de la ciudad a través de tus audífonos. Sólo asegúrate de no acumular ese sonido en otros ruidos fuertes y no subir el volumen a niveles insanos. ¿Escuchas un zumbido o tienes períodos en los que no puedes oír normalmente? Si es así, bájale el volumen o tómate un descanso del rock pesado.

Empresa Contáctanos   Arriba