Madre mexicana teme sufrir separación de sus hijos
Detalles Publicado el Miercoles 20 de Junio de 2018, Escrito por Marco A. Flores

Nogales, Son


Para la señora Magaly la esperanza de cruzar hacia Estados Unidos en búsqueda de un mejor futuro para su familia, se desvanecía de pronto ante la posibilidad de ser separada de sus hijos una vez que aplique para el trámite de asilo político.


Entrevistada mientras esperaba ser llamada por algún oficial de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) a unos cuantos metros de la puerta de acceso de la garita Dennis DeConcini de Nogales, la mujer de 33 años relata su travesía para llegar hasta esta frontera.


Huyó de la violencia que se presenta en el municipio de Heliodoro Castillo, en el estado de Guerrero, tomó a sus hijos José, Lesly y Gerardo para abordar una autobús que viajó durante dos días para llegar a tierras sonorenses.


“Hemos estado en albergues, nos dieron asilo durante tres días y de ahí ya no podían más, nos pasaron a otro y de ahí me trajeron anoche para acá, vengo con mis tres hijos, de 14, 12y la niña de 5 años”, comentó.


Arribó a Nogales hace nueve días y después de mucho esperar, este miércoles esperaba por fin su anhelado turno.


Magaly huye de la violencia que se suscita en su comunidad rural de Guerrero, donde a diario hay enfrentamientos armados, lo que provoca miedo a sus hijos toda la violencia que se registra.


Manifestó que en Estados Unidos la espera un tío, quien prometió la ayudará al llegar a California, aunque con la bendición de Dios primero necesitan cruzar.


Sobre la separación de las familias que cruzan la frontera por parte de las autoridades migratorias estadounidenses, la migrante opinó que es una situación muy triste y difícil de sobrellevar.


“Es muy doloroso para una madre que le quiten sus hijos, porque uno es a quienes protege, los queremos mucho y es muy triste que nos los quiten. Lo he pensado y me da miedo, pero tengo que intentarlo”, comentó.


Aceptó no estar preparada psicológicamente en caso de verse víctima de esa situación y comentó que ya platicó con sus hijos sobre esa posibilidad, aunque espera no les suceda eso, porque si sería muy triste y no sabría qué hacer.


“Me siento un poco triste, porque no tengo mi futuro asegurado ni el de mis hijos, ahora si que estamos en una balanza, no que va a pasar con nosotros, es difícil esto que pasa, sufre uno mucho, pero hay que intentarlo”, agregó.


Comentó que decidió venirse a la frontera para pedir el asilo político debido a que otras familias de comunidades rurales contiguas han cruzado para reunirse con familiares que ya los esperan en la unión americana, por eso se animó para intentarlo.


“Están allá con sus hijos y a ellas no se los quitaron, eso fue hace un mes, en mayo fueron las últimas que se vinieron, por eso me vine”, comentó.

Empresa Contáctanos   Arriba