La tradición continúa; hay Aguilar pa’ rato
Detalles Publicado el Martes 03 de Septiembre de 2019, Escrito por Nubia Uriarte / El Diario

Tucson, Arizona

Miles de asistentes abarrotaron el Anselmo Valencia Amphitheater de Casino del Sol para ver y escuchar a Pepe Aguilar que en esta ocasión se hizo acompañar en el escenario por sus hijos Leonardo y Ángela.

Padre e hijos deleitaron al público con sus éxitos e interpretaciones de reconocidos cantantes de la música mexicana, al son del Mariachi Zacatecano y la Banda Azul Tequila.

Con su peculiar estilo, de entremezclar acordes rockeros con la música tradicional mexicana, Pepe Aguilar refrendó en el escenario el porqué es una de las grandes figuras de México, que ha sabido forjar su propio nombre y a la par mantener viva la tradición heredada por sus padres Antonio Aguilar y Flor Silvestre, cuya tradición ahora pasa a sus descendientes.

El concierto arrancó en punto de las 20:00 horas con las melodías Por unas monedas, Me vas a extrañar y Recuérdame bonito, recibidas con gran ánimo entre el público.

“Desde hace décadas conozco Tucson, desde antes de que naciera y por poco nazco aquí”, dijo Pepe Aguilar entre bromas, al recordar que sus padres lo traían en el vientre de un lado para otro, pero fue en Zacatecas donde le tocó nacer.

El cantante agradeció la presencia de los asistentes y en especial les dio las gracias por apoyarlo a lo largo de su carrera, para posteriormente continuar con su repertorio, en el que figuró De qué te quejas, mujer, Mi credo y Ni contigo ni sin ti.

Esta última melodía es un trabajo en conjunto con los Ángeles Azules, cuyo género, dijo Pepe Aguilar, jamás pensó tocar y menos en un unplugged.

“No hay géneros malos, hay música buena y música mala, se necesita la capacidad para distinguirla”, expresó.

El ambiente se encendió aún más cuando Pepe Aguilar interpretó una canción que tuvo oportunidad de cantar con el propio Juan Gabriel en el Auditorio Nacional: Costumbres; un hecho, que dijo, jamás se le olvidará, para luego continuar con Acá entre nos, Lástima que seas ajena y Hermoso Cariño.

La noche se volvió emotiva cuando el cantante dijo que la siguiente melodía no era para nadie del público, sino para su padre Antonio Aguilar, y se trató de Albur de amor, que hiciera famosa precisamente el finado intérprete de la música mexicana que estaría cumpliendo 100 años de edad.

Trabajo, educación, valores y respeto dijo Pepe Aguilar es lo que debe heredar a los hijos, y más ahora que las nuevas generaciones andan de ‘revoltosas’.

Con ello introdujo al escenario a su hijo Leonardo, quien cantó Chaparra de mi amor, Te quiero, Te quiero, Barzón y Tragos de amargo licor, en cuya interpretación sacó a relucir el estilo de su padre; los requintos en guitarra eléctrica y el acordeón encendieron los ánimos.

La hija de Pepe Aguilar, reconocida por sus nominaciones a los Grammys, se apoderó del escenario y de la atención de los presentes al interpretar Enamórate de mí, que hiciera famosa Daniela Romo, seguida de La Llorona y otras melodías a dueto con su padre como fue Tu sangre en mi cuerpo.

Miedo y un popurrí de Juan Gabriel fue el cierre por parte de Pepe Aguilar, quien en todo momento se mostró bromista con sus hijos y con el público, con quien mantuvo interacción a lo largo del concierto que se encargó de cerrar su hijo Leonardo con un popurrí de Joan Sebastian al son de la banda.

Los miles de asistentes que abarrotaron el AVA de Casino del Sol salieron satisfechos con el espectáculo.

Empresa Contáctanos   Arriba