‘Sonora’, una película oportuna
Detalles Publicado el Miercoles 04 de Septiembre de 2019, Escrito por Especial

Ciudad de México

Hace 88 años en México se registró un episodio de xenofobia, cuando los chinos fueron expulsados de nuestro país bajo el argumento de que ellos eran los causantes de las enfermedades y desgracias. Paralelamente, las autoridades de Estados Unidos cerraron su frontera sur y deportaron a miles de mexicanos.

A partir de este pasaje histórico, del cual da fe la novela La ruta de los caídos, de Guillermo Munro, el director Alejandro Springall reunió a un grupo de actores para realizar Sonora, filme ambientado en 1931 y que refleja las cuentas pendientes que tenemos con la discriminación, el racismo, la migración y la xenofobia.

Así lo expresó la actriz Giovanna Zacarías, quien en cierta forma fue la causante de que la historia llegara al cine, al ser el vínculo entre el autor de la novela y el director Alejandro Springall.

“La historia es muy actual, la xenofobia, el racismo, ese mensaje de odio de esa época está ad hoc con la época actual. Sonora es una historia con muchísimas lecturas y un tema muy, muy actual”, expresó Zacarías, quien interpreta a Alma, la cual acepta llevar a un grupo de personas desesperadas por cruzar el desierto de Sonora para llegar a Baja California, en el momento que el presidente Herbert Hoover realiza deportaciones masivas de Estados Unidos a México, y en nuestro propio país se está expulsado a los chinos, bajo el argumento de que son los causantes de enfermedades y desgracias.

Producida por Bertha Navarro, Sonora también cuenta con Dolores Heredia, quien al inicio no estaba contemplada en el papel de Doña Rosario, una abuela que quiere ir a Baja California por sus nietos, sin embargo, el director modificó la historia para incluirla.

La actriz, quien dijo que se sintió atraída por el guion de Sonora, se sumó al sentir de Giovanna Zacarías sobre la coyuntura que tiene el filme actualmente, cuando la diversidad es indispensable.

“Fíjate el tamaño de ridículo que hacemos como humanidad, porque además estamos en un momento en el que somos más diversos que nunca”, dijo Heredia.

Cuando se enteró de la historia de Sonora, Juan Manuel Bernal declinó hacer otro proyecto para sumarse al filme de Springall, adaptado al cine por la pluma del actor, productor y director neoyorquino John Sayles.

“El guión es uno de los mejores que he leído en mi carrera y era indispensable estar aquí. Antes de leerlo, Alejandro Springall me invitó a una cena en su casa en la que también estaba la señora Heredia. Me metió a su estudio, me empezó a contar la historia y se me enchinó la piel. Me lo dio para que lo leyera y cuando lo hice no había manera de decir que no, yo quería hacer esta historia.

“Todo lo que vemos, todo eso que pasó en México en 1931, toda esa discriminación y xenofobia, siguen sucediendo aquí en México, en Estados Unidos o en Rusia, donde, por ejemplo, a la comunidad gay la llevan a una especie de gueto. Al ver todo eso me doy cuenta que en pleno siglo XXI seguimos sin entender, sin aceptar al otro tal y como es”, comentó Bernal, quien personifica a Sánchez, un jefe policial que aborrece a los chinos.

En Sonora, que tuvo su premier nacional en la pasada edición del Festival de Cine de Morelia, Joaquín Cosío, actor y poeta, da vida a un nativo sonorense llamado Emeterio, que conoce a la perfección el desierto y quien, a cambio de unas monedas, lleva a los viajeros que por distintos motivos quieren dejar Sonora y refugiarse en Baja California.

“La historia se cuenta con solvencia y con un dramatismo verosímil. Cada personaje tiene una sustancia y una personalidad, y el trayecto de esos 12 personajes a través del desierto y todo lo que significa e implica, conmueve.

“Es una historia con muchísimas lecturas, en la que se habla de los temas que hemos dicho pero, sobre todo, de 12 personajes en una circunstancia extrema. Era una historia que se tenía que contar, una historia épica, que nos preguntábamos que cómo la íbamos a hacer.

“En mi caso la oferta es algo que agradezco, el regalo de haber interpretado un personaje tan complicado, tan distinto y tan poco utilizado en el cine, en una circunstancia tan singular. Creo que ver Sonora en estos momentos es muy oportuno”, comentó Cosío.

Harold Torres da vida a Marcos, el sobrino de Emeterio, quien le pide que guíe a los viajeros por el desierto.

“Estaba en Francia cuando me tocó ver cómo expulsaban a los gitanos y era eso, una expulsión que se dio hace muy poquito y es justo lo mismo que nosotros hicimos con los chinos.

“A mí me da mucho miedo ver todo esto y ver que, si no cambiamos, que, si no encontramos una forma de reconocernos en el otro y poder convivir juntos, esto se va a salir de control”, indicó Torres.

Durante el rodaje, el equipo de producción enfrentó diversas complicaciones, entre ellas filmar en el desierto a altas temperaturas y con autos de la década de los años 30 del siglo pasado.

“Nos topamos con situaciones climáticas muy extremas, como filmar tres semanas a 43 grados centígrados, unos días en el desierto y otras en lugares peores, como (San Miguel de) Horcasitas o Ures, donde hay pavimento y todavía eso es peor con ese clima. Filmamos en dunas y curiosamente nos la ingeniamos para fabricar el dummy del chasis de un auto clásico sobre una camioneta”, narró Springall.

Empresa Contáctanos   Arriba