Planea Trump tomar terrenos privados para construir muro
Detalles Publicado el Miercoles 11 de Septiembre de 2019, Escrito por Redacción / El Diario

El gobierno de EU analiza esta opción para cumplir la promesa del presidente estadounidense

Notimex

ESTADOS UNIDOS

La oficina de rendición de cuentas del Congreso estadunidense investigará los esfuerzos gubernamentales para tomar tierra privada junto a la frontera con México a fin de erigir un muro y cumplir la promesa de campaña del presidente Donald Trump.

La Government Accountability Office (GAO) realizará la investigación a petición de legisladores del Partido Demócrata, según anunció al senador Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado estadunidense.

Esa investigación cae dentro de las atribuciones de la GAO y hará consultas con el inspector general del departamento de Seguridad Interior a fin de evitar duplicidades, señaló dicha oficina en una misiva que mostró la cadena CBS.

Esta administración trata de llevarse propiedad privada de estadunidenses sin nada de supervisión y falla en proporcionar información básica al respecto, incluyendo cuantos ciudadanos verán su tierra tomada, dijo Schumer en una declaración este miércoles.

La petición, presentada el mes pasado, a la GAO fue motivada precisamente por esa falta de información en la cual se pide precisar el número potencial de afectados, el costo de las propiedades y el tiempo que llevará compensar a sus dueños.

La tierra para erigir la barrera fronteriza pertenece a los residentes locales no al gobierno federal, precisó por su parte el senador demócrata Dick Durbin.

A su vez el senador por Nuevo México, Tom Udall, llamó a la administración a dejar de invocar su presunto derecho a tomar propiedad privada en caso de uso público, hasta que la GAO concluya su trabajo.

Toma forma en Yuma, Arizona

Al sur de Yuma, Arizona, se eleva un gigantesco muro junto al desierto que reemplazará barreras mucho más bajas, pensadas para frenar autos, no personas.

Esta sección de 8 kilómetros (5 millas) de cerco es donde empieza a tomar forma la promesa más importante que hizo Donald Trump en su campaña presidencial, la de construir un muro a lo largo de toda la frontera sur.

El gobierno dijo esta semana que planea construir un muro a lo largo de entre 724 y 806 kilómetros (400 y 500 millas) en la frontera, que es de 3.218 km (2.000 m), para fines del 2020, una propuesta ambiciosas financiada con miles de millones de dólares del departamento de defensa que habían sido asignados inicialmente a cosas como escuelas, campos de tiro e instalaciones de mantenimiento en bases militares.

También están en marcha otros dos proyectos de construcción financiados por el Pentágono en Nuevo México y Arizona, pero algunos se muestran escépticos respecto a la extensión de muro que se podrá construir en tan poco tiempo. Después de todo, es de esperar tropiezos en las obras, cuestiones de financiamiento y demandas de ambientalistas y propietarios de tierras en la frontera.

El gobierno de Trump dice que el muro, junto con la tecnología aplicada a la vigilancia, los agentes y la iluminación, son vitales para impedir los cruces ilegales.

Los detractores de la iniciativa, por su parte, dicen que el muro es innecesario en vista de que la mayoría de las personas detenidas se han entregado ellas mismas a los agentes de la Patrulla de Fronteras, en la esperanza de ser liberadas mientras sus casos son procesados por los tribunales de inmigración, lo que puede tomar tiempo.

En Yuma, el muro financiado por los militares reemplaza barreras más bajas que según las autoridades son menos eficientes.

Desde el año pasado se ha registrado un fuerte aumento en la cantidad de familias de migrantes que cruzan la frontera ilegalmente por la zona de Yuma, entregándose a menudo a las autoridades. Muchas le escapan a la pobreza extrema y la violencia, y algunas piden asilo.

En lo que va del año, los agentes de la Patrulla de Fronteras de la zona de Yuma detuvieron a unas 51.000 familias, comparado con las 14.500 del año previo. Un aumento del 250%.

El sector de Yuma es el tercero más transitado de la frontera con México y las autoridades instalaron en junio una tienda para 500 personas en un estacionamiento de la sede de la Patrulla de Fronteras en Yuma.

Gastaron casi 15 millones de dólares en cuatro meses, incluidas comidas, lavado de ropa y seguridad. Las autoridades analizan si la siguen usando ya que la cantidad de migrantes que cruzan la frontera ha mermado significativamente en los últimos meses.

Ello se debe sobre todo a los esfuerzos del gobierno mexicano por contener el flujo de migrantes que se encaminan al norte, luego de que Trump amenazase con imponer tarifas a las importaciones este año.

La cantidad de personas detenidas en la frontera sur cayó un 61% desde mayo --que registró el punto máximo de este año-- y fines de agosto.

En Yuma mermó un 86%, según cifras del gobierno. La mayoría de los detenidos viajan en familia o son menores no acompañados.

Empresa Contáctanos   Arriba