Gael García tocado por la música
Detalles Publicado el Viernes 09 de Diciembre de 2016, Escrito por Especial

Nueva York, NY.

En su estreno en el 2014, Mozart In The Jungle presentó a un joven director audaz y carismático que queda a cargo de la Orquesta Sinfónica de Nueva York. El arte, el ego y las relaciones sospechosos siguieron, tanto dentro como fuera del foso de la orquesta.
Al comenzar la tercera temporada de esta serie de comedia de Amazon Prime, cuyos 10 episodios pueden verse a partir del viernes, la orquesta está en huelga, lo que libra al maestro Rodrigo de dirigir el regreso a los escenarios de una emblemática diva de la ópera en Venecia. En ese exótico escenario, las voces se elevan y las chispas vuelan.
El actor mexicano Gael García Bernal, galardonado con un Globo de Oro por su papel del apasionado Rodrigo, encabeza un elenco que también incluye a Lola Kirke, Saffron Burrows, Malcolm McDowell y Bernadette Peters.
A los años 38 años, García Bernal ha mostrado sus dotes actorales desde la niñez en un rango de papeles, en español y en inglés, que incluyendo Rosewater de Jon Stewart y Neruda del chileno Pablo Larraín. La semana pasada en Nueva York, conversó (en inglés) de actuación, música y la emoción del autodescubrimiento.


- ¿Qué tanto sabía de música clásica cuando le dieron la batuta de ‘Mozart’?
“Lo más básico”, responde con una sonrisa. “’Admirador’, digamos. Pero ahora, gracias a esta serie, ¡puedo volar! Oigo música y guao, puedo parar el mundo para oír música”.

- Todo tipo de música...
“Clásica, contemporánea, discos de rock. Me ha abierto una nueva ventana a todo. Nunca había diseccionado tan bien la salsa, los arreglos del mambo, ¡es increíble! Y la música clásica es un mundo sin fin, ¿sabes? Uno puede ir más y más profundo”.

- ¿Tus piezas clásicas favoritas?
“El último mes he estado escuchando mucho los cuartetos de cuerdas de Beethoven y leyendo mucho sobre ellos. Por ejemplo, el cuarteto número 16 tiene un tema en desarrollo, pero entonces hay un momento en el que se corona con una apreciación por los cielos y por la vida. ¡Qué manera de sufrir! Y la esperanza que encontraba, siempre, al final del día. ¡Es fantástico!”.
“Pero mañana te diré algo diferente”, agregó riendo. “Es difícil seleccionar una favorita”.

Empresa Contáctanos   Arriba