Tragedia en Huétor Tájar: Abuelo se atrinchera con sus nietos y termina en tragedia

Un hombre de 72 años se atrincheró con sus dos nietos en Huétor Tájar, matando a los menores y luego suicidándose. La Guardia Civil intervino tras la alerta de vecinos, encontrando a los niños muertos en la vivienda. El abuelo, armado con una escopeta, había perdido el carné de conducir tras un accidente previo. El padre de los niños había tenido conflictos con él.

Tragedia en Huétor Tájar: Abuelo se atrinchera con sus nietos y termina en tragedia
...

Tu opinión es muy valiosa para mí y me ayuda a crear mejor contenido para ti.
Por favor, indícame qué fue lo que no te gustó.

¡Gracias por calificar mi nota! Nos ayuda mucho para crear más contenido como este.

Un trágico suceso sacudió a la localidad de Huétor Tájar, donde un hombre de 72 años se atrincheró con sus dos nietos y, tras matar a los menores, se suicidó. El anciano, armado con una escopeta de caza para la que tenía licencia, permaneció en la vivienda desde la tarde del domingo hasta la mañana del lunes, según informó la Guardia Civil.

Los agentes irrumpieron en la casa alrededor de las 8:25 a.m. tras notar la falta de movimientos en el interior. En ese momento, el hombre se quitó la vida y los cuerpos de los niños, de 10 y 12 años, fueron encontrados en habitaciones separadas, uno de ellos con una herida de arma de fuego, según explicó Pedro Fernández, delegado del Gobierno en Andalucía.



La tensión en el domicilio fue alertada al 112 por varios vecinos alrededor de las 9:45 p.m., quienes presenciaron un conflicto entre el abuelo y el padre de los menores. Este último abandonó la casa, donde el anciano se atrincheró con los niños.

El abuelo había perdido el carné de conducir tras un accidente el 19 de marzo en el que fallecieron su hija y su esposa. Desde entonces, mantenía discusiones con su yerno, quien le reprochaba seguir conduciendo. El padre de los niños se presentó la noche del domingo en la casa y relató a los agentes el conflicto que tenía con el abuelo, quien no quería entregar a los niños.

Hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Unidad Especial de Intervención (UEI) desde Madrid. Un negociador intentó convencer al anciano de deponer su actitud, pero él nunca soltó la escopeta. A la llegada de los agentes, el hombre realizó dos disparos al aire desde la ventana para advertir que estaba armado, lo que activó el protocolo de seguridad.

El contacto se perdió alrededor de las 5:00 a.m., cuando el hombre informó que debía preparar a los niños para ir a clase. Sin embargo, al no producirse la salida de los menores a las 8:00 a.m., los agentes decidieron entrar. Al hacerlo, el abuelo se suicidó y encontraron a los niños muertos, uno de ellos por disparo y el otro aparentemente por asfixia.

Pedro Fernández expresó su pésame a los familiares por esta "trágica pérdida" que ha dejado al municipio "absolutamente consternado".

Comparte esta noticia