Abre Venciendo al Autismo turno vespertino

Es un logro para la institución y una esperanza para padres que tenían a hijos en lista de espera

Nogales, Son.

Es un logro para la institución y una esperanza para padres que tenían a hijos en lista de espera.
La fundación Venciendo al Autismo inició el ciclo escolar con 13 alumnos nuevos, gracias a que este año fue posible abrir el turno vespertino, informó Giovany Portillo
El psicólogo de la institución señaló que con los nuevos integrantes suman 53 niños y adultos, de 2 a 44 años, quienes reciben terapias de mejora, lo que significa un logro para la institución y una esperaza para los padres de familia que tenían a sus pequeños en lista de espera.
Algunos niños que estaban en la mañana fueron enviados al turno de la tarde, pues en este se realizan actividades tipo taller en el que aparte de aprender a hacer manualidades podrán venderlos y adquirir ingresos, explicó.
“Esto será algo más productivo, quienes se pasaron al turno vespertino son niños más funcionales que han avanzado considerablemente en las terapias”, expresó Portillo.

Niños se integran a escuelas regulares
El psicólogo manifestó que 10 pequeños están integrados en escuelas regulares, preescolar y primaria.
Dijo que esto es posible cuando ellos diagnostican que tienen las habilidades para poder  integrarse a la escuela regular y es lo primero que recomiendan a  los padres, pues aprenderán, además de lo académico, a socializar con sus compañeros.
“Para que el desenvolvimiento de los niños sea mayor es necesario que la institución y maestros adecuen la currícula a fin de que el niño pueda entender dicha material, exámenes, tal vez tiene que ser más visual, entre otras cosas”, destacó.

Síntomas a detectar
Los puntos a detectar y que pudiesen a alertar a los padres es que el niño no responda por el su nombre, evada la mirada, presente berrinches muy prolongados en comparación con otros niños, puede agredir a los compañeros o realizar movimientos estereotipados (aletear, caminar de puntitas, morder juguetes en vez de usarlos) explicó el psicólogo de la Fundación.
Estos son algunos de las conductas que alertan a los maestros y padres de que el niño pudiese ser autista.
Destacó que el padecimiento se puede detectar desde antes del periodo escolar, ‘las señales se pueden presentar desde antes de los tres años’.
Si el autismo se detecta a temprana edad, con las terapias  aplicadas el pronóstico a futuro es muy alentador.
Portillo dijo que si la terapia que se realiza en la Fundación es importante pero se requiere que los padres en el hogar continúen con la práctica para que el avance sea mayor.

Aún existe discriminación en las escuelas
Muchas instituciones educativas no dan oportunidad a los niños con autismo de integrarse a sus escuelas; los directivos manifiestan que no están preparados para recibir a esos alumnos.
“Por ley no se debe excluir a los niños pero los directores y maestros prefieren sacarles la vuelta para no hacer modificaciones”, expresó.
En general hay muchas personas no saben lo que es el autismo por ello la sociedad los discrimina y los aleja, es por esta razón que una de las terapias por parte de los psicólogos de la Fundación es llevarlos cada viernes a la unidad deportiva.
“Lo que pretendemos es que los niños sean visibles a la comunidad, que los conozca, que sepan que existen y que no les huyan como regularmente lo hacen”, expresó Portillo.
El psicólogo dijo que en la misma sociedad también los excluye, aún no están preparados para integrarlos, mientras ellos luchan para dar a conocer la enfermedad y mostrar que existen.

Comparte esta nota