Bajos niveles de hielo marino en la Antártida apuntan al cambio climático

Expertos del British Antártica Survey (BAS) advierten que la reciente disminución récord de hielo marino en la Antártida, observada en 2023, podría ser un efecto directo del cambio climático, con consecuencias devastadoras para la vida marina y los ecosistemas oceánicos globales.

Bajos niveles de hielo marino en la Antártida apuntan al cambio climático
...

Tu opinión es muy valiosa para mí y me ayuda a crear mejor contenido para ti.
Por favor, indícame qué fue lo que no te gustó.

¡Gracias por calificar mi nota! Nos ayuda mucho para crear más contenido como este.

Los recientes hallazgos científicos revelan que la Antártida, en 2023, experimentó niveles récord por desaparición del hielo marino, lo que ha desconcertado a la comunidad científica y generado preocupaciones sobre el cambio climático

Durante el invierno pasado, se observó una disminución de 2.2 millones de kilómetros cuadrados de hielo alrededor del continente antártico, una cifra equivalente a unas 10 veces el tamaño del Reino Unido.



Te puede interesar:

Para investigar este fenómeno, expertos del British Antartic Survey (BAS) analizaron datos de 18 modelos climáticos diferentes. Descubrieron que los bajos niveles de hielo marino en la Antártida, históricamente raros, ahora son cuatro veces más probables debido al cambio climático. 

Rachel Diamond, autora principal del estudio, señaló que:

Según los modelos, sin cambio climático, una extensión mínima de hielo marino sin precedentes sería un fenómeno que se produciría cada 2 mil años, lo cual indica que el evento fue muy extremo: cualquier valor inferior a uno entre 100 se considera excepcionalmente improbable.

El hielo marino antártico juega un papel crucial en la regulación de la temperatura global al reflejar el calor solar hacia la atmósfera y enfriar las aguas circundantes. Su pérdida tendría consecuencias devastadoras, no solo para la vida marina que depende de él, como pingüinos y ballenas, sino también para la estabilidad de los ecosistemas oceánicos y los patrones climáticos globales.

Los científicos también advierten que, incluso después de 20 años, es poco probable que el hielo marino se recupere por completo, lo que tendría impactos duraderos en la biodiversidad y los procesos oceánicos. Además, el hielo marino actúa como un freno para el aumento del nivel del mar al proteger los bordes de las plataformas de hielo de las olas y al influir en las corrientes oceánicas.

Comparte esta noticia