California implementa impuesto especial sobre armas y municiones

A partir de julio de 2024, California será el primer estado en imponer un impuesto del 11% sobre la venta de armas y municiones, con el objetivo de reducir la violencia armada. La medida ha generado controversia con la NRA, pero expertos creen que podría tener un impacto positivo en la sociedad.

California implementa impuesto especial sobre armas y municiones
...

Tu opinión es muy valiosa para mí y me ayuda a crear mejor contenido para ti.
Por favor, indícame qué fue lo que no te gustó.

¡Gracias por calificar mi nota! Nos ayuda mucho para crear más contenido como este.

A partir de julio de 2024, California será el primer estado en imponer un impuesto especial sobre la venta de armas y municiones. Este nuevo impuesto, un gravamen del 11% por cada venta, se sumará a los impuestos federales del 10% o 11% para las armas de fuego y al impuesto sobre las ventas del 6% de California.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) ha caracterizado la Ley de Prevención de la Violencia con Armas de Fuego y Seguridad Escolar de California como un atentado contra la Constitución. Sin embargo, la reacción del lobby de las armas y los fabricantes sugiere otro posible impacto: la medida podría afectar las ventas, uno de sus objetivos principales para reducir la violencia con armas.



Como profesor que estudia la economía de la violencia y los mercados ilícitos en la Escuela de Estudios de Paz Kroc de la Universidad de San Diego, creo que esta ley podría tener importantes ramificaciones. Una forma de entenderlo es comparar las políticas de impuestos estatales sobre las armas con las del alcohol y el tabaco. La Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) se enfoca en estos productos porque, aunque legales, pueden causar un daño significativo a la sociedad. Los productos de alcohol y tabaco están sujetos a impuestos especiales estatales, conocidos como impuestos "Pigouvianos", que aumentan el costo del producto para reducir su consumo y, en teoría, compensar los daños que aún se produzcan. Comento un ciudadano.

Los defensores del control de armas han pedido durante mucho tiempo que la industria de armas pierda el tratamiento especial que recibe, dado el daño que causan las armas de fuego. La tasa nacional de homicidios con armas en 2021 fue de 4.5 por cada 100,000 personas, mucho más alta que la de Canadá y Alemania. Además, casi 25,000 estadounidenses mueren anualmente por suicidio con armas de fuego, y el número de lesiones no fatales es aún mayor. Estas muertes y lesiones no solo son trágicas, sino también costosas. Un economista estimó en 2009 que por cada 65 centavos generados por la industria de armas de EE. UU., esta produce $1 en costos.

A partir de julio, California gravará las armas al nivel del alcohol, pero tendría que aplicar un impuesto adicional del 26% para igualar el impuesto sobre el tabaco. No está claro cómo afectará el nuevo impuesto a la violencia con armas. En teoría, el impuesto debería ser muy efectivo. En 2023, algunos colegas y yo modelamos el mercado de armas de EE. UU. y determinamos que por cada aumento del 1% en el precio, la demanda disminuye en un 2.6%. Esto sugiere que el mercado es muy sensible a los aumentos de impuestos. Se estima que el impuesto especial en California reduciría las ventas de armas entre un 30% y un 44%. Si se aplicara a nivel nacional, podría generar entre $1.5 mil millones y $1.9 mil millones en ingresos gubernamentales.

Un posible problema es el contrabando de armas desde estados vecinos con leyes más laxas, como Nevada. Sin embargo, hay evidencia que sugiere que las políticas estrictas de California ya están haciendo una diferencia en la reducción de la violencia con armas. Cuando la prohibición federal de armas de asalto expiró en 2004, los homicidios con armas en México aumentaron, excepto en Baja California, que mantuvo su prohibición estatal. Las incautaciones de armas en México muestran que California contribuye un 75% menos de armas de lo que su población y proximidad sugerirían.

Las leyes de California ya parecen estar haciendo una diferencia en la reducción de la violencia con armas. El impuesto especial podría lograr aún más. Otros estados que luchan contra el aumento de las armas estarán observando de cerca.

Comparte esta noticia