Descarrilamiento de tren de carga en Arizona y Nuevo México

La FRA investiga el descarrilamiento de un tren de carga de BNSF Railway que se incendió cerca de la frontera entre Arizona y Nuevo México. Afortunadamente, no se reportaron heridos, pero se evacuaron residentes y se cerró un tramo de la Interestatal 40. Los vagones tanque que transportaban propano se rompieron y provocaron un incendio. El accidente también afectó los viajes de Amtrak.

Descarrilamiento de tren de carga en Arizona y Nuevo México

La Administración Federal de Ferrocarriles (FRA, por sus siglas en inglés) ha asumido la investigación del descarrilamiento del tren de carga de BNSF Railway que se incendió cerca de la frontera entre Arizona y Nuevo México el pasado 26 de abril.

Funcionarios de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) anunciaron el jueves que la FRA determinará la causa probable del accidente. Los investigadores de la NTSB ya han examinado las vías y los vagones tanque descarrilados y ahora centrarán su atención en el rendimiento de los vagones y las acciones de respuesta de emergencia.


El descarrilamiento obligó al cierre de un tramo de 50 millas de la Interestatal 40 y provocó la evacuación preventiva de 52 residentes de Manuelito que vivían en un radio de dos millas del lugar del accidente. Afortunadamente, no se reportaron heridos, según informaron las autoridades del condado de McKinley.

El tren había salido de Belen, Nuevo México, con destino a Phoenix y viajaba a aproximadamente 53 mph en el momento del descarrilamiento, muy por debajo del límite de velocidad autorizado de 70 mph en esa área, según los investigadores de la NTSB.

Según la Oficina del Sheriff del Condado de Apache, el tren de BNSF se descarriló alrededor de las 11:45 a.m. al sur de la I-40, en el marcador de milla 357, cerca de la frontera con Nuevo México.


De los 35 vagones que se descarrilaron, seis eran vagones tanque que transportaban propano sin olor, informó la NTSB. Cuatro de estos vagones se rompieron y liberaron su contenido, que se incendió. El teniente de la Policía Estatal de Nuevo México, Phil Vargas, indicó que algunos vagones se incendiaron y ardieron durante horas después del descarrilamiento.

Los primeros transeúntes publicaron videos y fotos en redes sociales mostrando vagones destrozados y columnas de humo negro elevándose desde el lugar del accidente.

Un quinto vagón tanque que transportaba propano, un tipo de gas licuado de petróleo, fue expuesto a las llamas y liberó vapor a través de su dispositivo de alivio de presión, según los investigadores.


Cada vagón tanque descarrilado transportaba alrededor de 30,000 galones de gas licuado de petróleo.

El descarrilamiento también llevó a Amtrak a cancelar algunos viajes de pasajeros, incluyendo la ruta entre Los Ángeles y Albuquerque, Nuevo México.


Comparte esta noticia