Corona Capital, mucho ruido y ambiente

Thirty Seconds to Mars, Kasabian y Metronomy prendieron a los asistentes al festival en su segundo día

Corona Capital, mucho ruido y ambiente

CDMX

Frente a más de 82 mil personas, Blur fue la encargada de cerrar la segunda jornada del Corona Capital, donde ofrecieron un memorable show con The Ballad Of Darren, su nuevo disco, y lo clásico.

Pasaron casi ocho años desde la última vez que Blur pisó suelo mexicano, y sus fans no podían estar más agradecidos por su vuelta.

“Buenas noches”, dijo Damon al comenzar el ritual de reencuentro con sus fans. “Es bueno verlos de nuevo”, para comenzar con St. Charles Square.

Blur presentó en vivo su nuevo álbum The Ballad Of Darren.

“Hey, hey, hey, hey”, dijo Albarn, mientras Graham Coxon reventaba su guitarra con las primeras notas de Popscene y Dave Rowntree y Alex James marcaban el ritmo con la batería y el bajo. Blur apenas estaba calentando motores y si bien la espera valió la pena, esto era como cuando el agua comienza a ebullir, poco a poco.

Así llegó Beetlebum y con ella los primeros coros que la gente le dió a los británicos, a la que le siguió Trimm Trabb.

Uno de los momentos más esperados de la velada fue cuando Albarn se envolvió el cuello con una bandera de México.

Las chicas de Atarashii Gakko! conquistaron a sus fanáticos.

Thirty Seconds to Mars fue, sin duda, uno de los números más esperados del día. La banda liderada por Jared Leto regresó a México para presentar algunos temas de su nuevo disco y hacer un repaso de los hits que fueron posicionándolos como una de las favoritas de la audiencia mexicana.

A las 22:40 la banda apareció en el escenario Corona Cero para arrancar su performance con una cuenta regresiva que tras el sonido de un halcón inició con Walk On Water.

Leto apareció en una pantalla, pero nadie daba con él hasta que se mostró que estaba montado en la punta de una estructura, lo que enloqueció al público.

“¡Hagan ruido!”, rugió Leto para después lanzarse hacia la tarima de un salto con fuegos artificiales a sus espaldas.

End of All Days siguió el performance para el que el cantante se colocó una capa color plataeado. Todos los integrantes lucían también gafas oscuras. Para la segunda canción, Leto ya se había ganado a su audiencia, a quien dirigió para cantar con él y a la cual llenó de una lluvia de papelitos blancos.

Con Kings and Queens la banda sacó toda la caballería y a su número agregaron un set de juegos artificiales que no pararon de salir uno tras a otro acorde a los cantos de Leto.

“Gracias, gracias, gracias”, exclamó el artista. Para This Is War ya habían llovido múltiples globos gigantes por doquier, a los que el público sumó chelas, guiados por la emoción que el show les estaba despertando.

“México es el mejor lugar para tocar en el mundo, lo saben”, expresó el cantante al tomar una pausa para saludar. Para después dar paso a subir a múltiples fans afortunados al escenario, que fue eligiendo uno por uno.

BRITISH STYLE
Con una dosis de música electrónica, de esa que involuntariamente hace que la gente comience moviendo el piecito y termine saltando, fue como Metronomy llegó al Corona Capital. La banda británica no dudó en hacer gala de su mejor mezcla de beats cuando con temas como Love Factory, Reservoir, Boy Racers y 405 hicieron vibrar a la gente arremolinada en el escenario Corona Cero.

Los originarios de Devon, Inglaterra, hicieron una gran presentación en la que indudablemente le fueron ablandando el terreno a sus compatriotas de Blur, quienes estarían listos para tocar en el escenario cerca de la media noche, pero sin duda, la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez tomó un aire muy, pero muy brit.

Si bien en la tarde fueron las cosplays vestidas de Atarashii Gakko!, al caer la noche comenzaron a aparecer los Milky, sí, la cajita de leche que sale en el video de Coffee & TV, de Blur.

Pero la espera sería menor cuando Jungle, también británicos, se dieron cita en el escenario principal con otra dosis de electrónica, de esa que te hace viajar con las luces, los estrobos y los beats, como parte de su gira Volcano World.

Canciones como Us Against The World, Candle Flame, Dominoes y The Heat, incendiaron el escenario Corona mientras la gente iba encontrando un lugar, el mejor posible, para reencontrarse con Blur.

Jungle sabía que su trabajo era duro ayer, no sólo encender aún más los ánimos, sino también manejar la paciencia del público, por lo que temas como Happy Man, Back 74 , I’ve Been In Love y Heavy, California cumplieron su cometido y sumergieron al público en lo que podría ser una fiesta londinense.

Metronomy deleitó a sus fans con Love Factory, Reservoir, Boy Racers y 405.

BUENOS BEATS
A las 19:22 el sonido funky de los sintetizadores de Parcels acaparó la explanada del escenario Corona, que se atiborró de fans para recibir a los cinco músicos que arribaron con toda la energía a saludar a su audiencia y dar pie a I Know How i Feel.

“¿Cómo estás, Ciudad de México?”, pronunció su líder en español. “Desearía que vieran lo lindos que se ven. Estamos tan emocionados de estar aquí, tocar música y compartir amor, música y pasión con ustedes, unámonos, amémonos, cantemos, bailemos y divirtámonos. ¡Los amamos!”, agregó en inglés.

Bastaron los primeros acordes de Tieduprightnow para que su petición fuera seguida al pie de la letra.

A las 20:10 Niall Horan llegó al escenario Vans.

El ex One Direction empezó fuerte lanzando directamente sus hits Nice to Meet You y Heaven.

“Hola, México ¿qué pasa?”, saludó el cantante en español. “Es bueno estar de vuelta, cuando pienso en este país pienso en mis memorias favoritas de toda mi carrera y la mayoría han sido en este mismo espacio, el Foro Sol, aquí he tenido los mejores shows y aquí vamos otra vez, bebés! Los he extrañado”, expresó.

On a Night like Tonight, The Show, tema que da título a su más reciente disco, y This Town armaron la primera parte de su show de 45 minutos, este último con una letra tan emotiva que logró poner a llorar a algunos fans de la primera fila. Pero cuando los primeros acordes de Story Of My Life, éxito que con One Direction, sonaron, esa interpretación sorpresa fue la que hizo enloquecer a su audiencia que se entregó al tema con la misma euforia cómo si el grupo entero se encontrara presente.

Pasadas las 22:10 horas The Black Keys estremeció con su rock el escenario Vans. La banda conformada se adueñó de la escena con los poderosos acordes eléctricos de su rola I Got Mine.

Para las 22:15 horas el dúo había logrado reunir a una enorme audiencia que acaparó el lugar sin dejar espacio alguno. Gold On the Ceiling fue su segunda rola, el hit cargado de punch y siendo uno de los favoritos de la agrupación enloqueció a los fans que agitaron los brazos y cabezas a ritmo de este.

ALTERNATIVA
A las 17:30 horas desde el escenario Cero, Patrick Watson acaparó la escena con su propuesta alternativa cargada de creatividad entre el sonido de violín, sintetizadores, piano y bajo eléctrico que resonaron por los espacios junto a su melosa voz.

Junto a sus músicos, el artista de 44 años entregó temas como Weight of the world, To build a Home y Ode to Vivian a su audiencia mexicana.

Su creatividad hizo que incluso para algunos temas se armara de un altavoz por el que cantó algunas notas acompañado del violín eléctrico junto al que bailoteaba emocionando a los fans.

“Gracias por ser tan cariñosos, de verdad gracias, es un honor venir a tocar aquí, así que queremos invitar a unos amigos”, expresó el vocalista para traer a escena a dos músicos mexicanos en las trompetas.

Los invitados aparecieron vestidos de mariachi y acompañaron al proyecto para cerrar su número entre bailes.

A las 18:20 fue el turno de Kim Petras de encender el escenario Vans al salir a escena bailando a ritmo de Treat Me Like A Slut acompañada de otras dos bailarinas, todas luciendo vestuarios de cuero negro, un conjunto de calzón y brasier; la estrella demostró que venía lista para subir la temperatura de su audiencia.

Hit It From The Back, Superpower bitchy, XXX y Coconuts formaron parte de su performance que acompañó de coreografías repletas de movimientos hot con meneos de cadera y caminatas en cámara lenta, con látigo en mano, logrando emocionar a sus fans, mujeres veinteañeras en su mayoría, que la acompañaban siguiendo sus pasos y grabando videos.

Para Drums, bajó del escenario para saludar a su audiencia uno a uno mientras recorría la barricada en la parte de enfrente, estrechando manos, leyendo sus carteles y hasta deteniéndose para aparecer en los videos que grababan, lo que enloqueció al público.

Un número que despidió formando un corazón con las manos. Alone y Do me también formaron parte de su setlist. Su show culminó por los cielos al elegir Unholy, que canta con Sam Smith.

ATARASHII GAKKO!
Ataviadas en uniforme, las integrantes de Atarashii Gakko! fueron las encargadas de abrir el escenario Vans con una coreografía que en las pantallas parecía como si fuera parte de la cinta El Aro en dónde se saldrían de las pantallas.

Sí, su primera vez en México se convirtió en una fiesta en dónde el carisma de las cuatro chicas conquistó no sólo a sus fans, sino a aquellos que las descubrieron y que trataron de seguir cada uno de los pasos que las japonesas hacían, no importaba que fuera una danza o una serie de movimientos de artes marciales. El detalle: Suzuka, Kanon, Mizyu y Rin se pusieron sombreros de charro, sacaron una bandera mexicana y recibieron sus muñecos, vestidas como ellas, del Dr.Simi.

En un momento Suzuka se volvió loca y decidió bajar del escenario para convivir con el público, pero no le bastó la barricada, salió entre el público corriendo hasta llegar al house, y desde ahí continuó el relajo, más cerca del público, mientras sus compañeras trataban de encontrarla entre la gente. Y si bien el ambiente estaba a todo, las chicas pasaron su tiempo en el escenario y la producción decidió bajar el audio… no sin que antes ellas se despidieran agradeciendo a sus fans.

KASABIAN
“México, hagan un maldito ruido”, lanzo Tom Meighan durante la apertura de su presentación.

Enmarcados con edificios emblemáticos de la Ciudad de México, temas como Underdog, Algorithms y Empire hicieron que hasta el más escéptico de la tarde hiciera air guitar o levantara su celular para capturar el momento y volverlo eterno.

Y por qué no, fue una buena idea hacer un sampleo de electrónica con One More Time, de Daft Punk, intercaladas con You’re In Love With a Psycho, la cual hizo saltar y enloquecer a los presentes en el escenario principal.

Kasabian no decepciona y por supuesto quiere que sus fans hagan “mucho ruido”, y así le dió entrada a Show The Runner. “Están fumando hierba, es hermoso”, dijo Meighan.

Comparte esta noticia