Una rara generación de inmortales

Mauer y Helton jugaron toda su carrera para una misma organización de Grandes Ligas

COOPERSTOWN, NY

Todd Helton y Joe Mauer serán apenas el sexto par de peloteros que ingresen juntos en el Salón de la Fama luego de pasar todas sus carreras de las mayores con una sola organización.
“Muchas cosas tenían que salir bien”, dijo Helton el jueves durante una conferencia de prensa en la zona donde se exhiben las placas de los miembros del recinto.
Acudió al recorrido junto con Mauer y con el dominicano Adrián Beltré, otro nuevo miembro elegido esta semana.
“Evidentemente, el contrato y el dinero tienen que ver con todo eso… Te muerdes un poco la lengua y sales y juegas duro todos los días. Tratas de hacer que el equipo sea mejor, eres líder, y si ellos te quieren ahí, pues maravilloso… Estoy muy contento por haber jugado toda mi carrera con Colorado. Amo la ciudad y a su gente”, valoró Helton.


No habrá necesidad de decidir qué gorra se muestra en la placa de Helton, quien pasó 17 temporadas con los Rockies, ni con Mauer, quien jugó 15 campañas con los Mellizos de Minnesota.
El recinto sí tendrá que decidir lo que se hace con Beltré, cuya carrera incluyó ocho años con los Rangers de Texas, siete con los Dodgers de Los Ángeles, cinco con los Marineros de Seattle y una con los Medias Rojas de Boston.
El Salón de la Fama ha tomado las decisiones sobre las gorras desde antes de la exaltación de 2002.
Sólo 58 de los 273 peloteros elegidos como miembros del Salón de la Fama pasaron toda su carrera con un solo equipo. Las únicas veces en que dos peloteros con esta peculiaridad ingresaron en el mismo año se dieron con Mickey Mantle y Whitey Ford (1974), Johnny Bench y Carl Yastrzemski (1989), George Brett y Robin Yount (1999), Tony Gwynn y Cal Ripken Jr. (2007) así como con el panameño Mariano Rivera y Édgar Martínez (2019).
Helton estuvo a punto de ser canjeado a los Medias Rojas en 2007, el mismo año en que ayudó a que Colorado llegara a la Serie Mundial contra Boston.


“Hasta donde entiendo, era un trato hecho, y Keli McGregor, quien presidía nuestro equipo en aquel entonces, vetó la operación en el último segundo”, contó Helton. “Agradezco que lo haya hecho. Ir a la Serie Mundial con Colorado significó más que ganarla con alguien más”.
Mauer creció en St. Paul, Minnesota. Fue reclutado con la primera selección general del draft por el equipo de su ciudad natal en 2001.
“Siempre sentí que teníamos una oportunidad de ganar aquí”, dijo Mauer, el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2009 y tres veces campeón de bateo del Joven Circuito. “Cada día que yo entraba a jugar con mis compañeros, trataba de ser la mejor versión de mí mismo. Es un lugar y una comunidad especial, y estoy contento por ser parte de esto”.
Beltré (95,1%) y Mauer (76,1%) fueron elegidos el martes por la Asociación de Redactores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA) en sus apariciones iniciales dentro de la papeleta. Helton (79,7%) fue elegido en su sexto intento.
“Cada rincón aquí es impresionante, pero el que más me gustó ver y más me impactó fue donde está Juan Marichal”, dijo Beltré. “Como niño en República Dominicana, ése es el primer gran nombre que yo escuché en el béisbol, y es el primer grandesligas que es como un dios para nosotros allá. Todo lo que uno escucha al crecer habla de Juan Marichal. Recuerdo que todos los niños trataban de igualar el movimiento que hacía con su pierna”.


Beltré es el quinto dominicano elegido, luego de Marichal, Pedro Martínez, Vladimir Guerrero y David Ortiz.
“Hay mucho orgullo”, dijo Beltré. “Sé que vienen muchos, especialmente porque (el también dominicano Albert) Pujols será elegible pronto”.
Beltré dio el mérito al exmanager de Grandes Ligas Felipe Alou, amigo de la familia, así como a los cazatalentos Ralph Ávila y Pablo Peguero, por abrirle la oportunidad de firmar con los Dodgers en 1994. Tenía entonces 15 años.
“Ellos fueron los hombres que me dieron la oportunidad de convertirme en un mejor pelotero”, dijo Beltré. “Creyeron en mí, me contrataron a los 15 años y vieron algo en mí que ni yo me creía todo el tiempo”.

Portada » Deportes » Béisbol » Una rara generación de inmortales