Cate Blanchett, una concertista hecha a la medida

Por su personaje de la directora de orquesta Lydia Tár en la película “TÁR”, la australiana es la favorita para lograr el Oscar en la categoría de Mejor actriz

El director Todd Field ideó al personaje de Lydia Tár, una aclamada concertista protagonista de su nuevo filme TÁR, única y exclusivamente para Cate Blanchett, pero ni él ni nadie imaginó  la majestuosidad con la que la actriz lograría encarnarlo, convirtiéndola en una de las interpretaciones más poderosas que ha ofrecido a lo largo de su carrera, para la que ambos pusieron todo su empeño.

“Escribí el personaje para ella y lo estuvimos descifrando durante nueve meses antes de juntarnos en Berlín.  Cate tuvo que estar dispuesta a hacer muchas cosas, incluso antes de comenzar a grabar, cosas que supo desde que leyó el guion como que tendría que aprender a dirigir una orquesta, a tocar a Bach en el piano, a hablar alemán, a conducir un auto deportivo por las alocadas calles de Berlín, todo lo que se ve en la pantalla, pero ella es alguien que sabe muy bien cómo hacer bien su trabajo.

“Tiene muchísima experiencia y piensa incluso como una directora entonces es una gran colaboradora porque profundiza más allá de su personaje y eso nos sorprendía a todos porque todos los días llegaba siempre con su maravilloso trabajo hecho y su gran ingenio creativo para experimentar. Entonces hacíamos de todo en los ensayos y ya con la cámara fue simplemente grabar todo lo que había llevado a la mesa”, compartió Field en entrevista con Excélsior.

La trama del cineasta se centra en esta directora de orquesta cuya única problemática a primera vista parece ser su obsesión por ser la mejor en lo que hace, sin embargo, a lo largo de la historia poco a poco se van desentrañando diversos secretos y señalamientos que pondrán su carrera y su prestigio en juego.

Pese a que la narrativa toca temáticas delicadas como el acoso sexual y el abuso de poder, el estadunidense aseguró que su única intención fue explorar lo segundo a través de este personaje.

“Tener a un personaje femenino como protagonista, una lesbiana específicamente, una figura marginada todavía en la sociedad, es un cuento de hadas, estamos acostumbrados a ver el poder en el patriarcado, a que los hombres se comporten así, pero yo estoy interesado en hacernos preguntas específicas sobre el poder y este es mi personaje, alguien que me ha hablado desde hace mucho tiempo y creo que lo que permite, basado en su género y su identidad sexual, es una abstracción de estas predisposiciones para que tal vez logremos enfocarnos en examinar el poder y cómo funciona, por eso este personaje era importante para mí”, explicó el director de 58 años.

La poderosa interpretación de Blanchett en el rol ha cautivado a críticos y audiencia por igual y habiéndose llevado ya el Globo de Oro y el BAFTA a Mejor Actriz, la australiana se ha colocado como una de las favoritas para, ahora ,obtener el Oscar.

Sin embargo, admite que concretarlo no fue fácil y que fue gracias a la mancuerna que logró con su director que pudo aventurarse a explorar a fondo el rol para lograr plasmarlo.

“Fue esencial comprender cómo Todd veía a este personaje para ver cómo desenvolverlo, porque había mil maneras de interpretarlo y lo que planteó desde un inicio es que quería que pudiéramos meternos dentro de su cabeza. Fue un beneficio enorme tener el tiempo para hacerlo, por la pandemia pude adentrarme a pensar en su estilo al conducir, la música y su relación con ella, los secretos y mentiras que se ha dicho y que mantiene ocultos de la gente y de ella misma, y esas cosas se acomodaron de una manera en la que fue casi inconsciente interpretarla y es muy raro tener esa oportunidad.

“Pero es más raro todavía tener la confianza absoluta de tu director porque, como la mayoría de los actores, dudo, y no por inseguridad pero sí dudo, y me hago preguntas como: ¿Cómo comienzo?, ¿desde dónde?, ¿puedo siquiera lograr esto? Entonces cuando el director responde: ¡Claro que puedes! Y te guía, logras pasar tus propias trampas y lo haces, y creo que como sea que se sientan sobre Lydia, eso es algo muy especial en ella, que claro que tiene múltiples miedos, pero aún así sigue parándose frente al podio a luchar por lo que cree y esa ferocidad creativa creo que sí terminó dándome mucha valentía”, compartió la actriz de 53 años.

Fue en 1999 la primera vez que Blanchett obtuvo su nominación al premio de la Academia con Elizabeth, pero no fue sino hasta 2005 cuando finalmente tuvo su primera estatuilla en las manos, ganando como Mejor Actriz en un rol secundario por El Aviador.

Su primer Oscar como Mejor Actriz en un rol principal fue en 2014 con Blue Jasmine, y ha estado otras cuatro veces nominada por sus actuaciones en títulos como Notes On A Scandal, I’m Not There, Elizabeth: The Golden Age y Carol, por lo que, de resultar ganadora en la próxima entrega de los premios de la Academia, esto le daría su tercer Oscar.

Portada » Espectáculos » Cine » Cate Blanchett, una concertista hecha a la medida